Ideas de negocio, ¿por donde empezar?

Si alguna vez has tenido una idea de negocio, aquí voy a explicarte cómo llevarla a cabo sin pretensiones pero con decoro. Porque aunque no lo creas, la creatividad, la resolución de problemas a las cosas cotidianas, han hecho nuestra vida mucho más placentera y eficiente. Por eso no debemos infravalorar nuestras ideas y pensamientos. Pueden hacernos rico.

¿Tienes trabajo actualmente?

Lo sé, te gustaría pero no es tu caso. Ni el de muchos españoles por desgracia. La actual situación laboral en España es deprimente. Pero, ¿alguna vez te surgió una idea de negocio que cambiaría el mundo?, ¿quizás descubriste el invento definitivo?, ¿has tenido que desechar miles de ideas?. Entonces ya somos dos. Desde muy pequeño soñaba con hacer cosas realmente grandes. Y aunque no lo he conseguido – todavía 🙂 – por el camino he tenido la suerte de conocer a personas que me han enseñado que la idea no lo es todo. Os explico.

No te enamores de tu idea de negocio.

Sí, tal y como te lo explico. Y sé que es difícil. Pero os pondré un ejemplo significativo. Hace ya un año aproximado, tuve la suerte de participar en una formación muy interesante promovida por una entidad pública. La experiencia no pudo ser más gratificante. Además de prepararnos para desarrollar una idea de negocio, estuvimos más de seis meses participando junto con los demás compañeros en talleres realmente creativos e innovadores. De todos los proyectos que estábamos ahí, hubo uno que me sorprendía, no sólo por la calidad del proyecto y la persona detrás de él, sino por su obstinación. Una obcecación por su idea de negocio tal, que le impedía ver las necesidades y soluciones que necesitaba para salir adelante. Incansables reuniones – divertidas, sí – pero interminables e inagotables debido a su negación misma, a su exceso de orgullo para desprenderse del lastre que ataba a su alrededor. Cierto que había invertido recursos y tiempo para desarrollarlo, pero cuando no tienes claro quién es tu mercado ni cuál es tu propuesta de valor, algo falla amigo, créeme. 🙁

dolor de cabeza

Por tanto , no te enamores de tu idea de negocio, puede salirte aún más caro.

ANALIZA TUS POSIBILIDADES

Con esto quiero decir que aunque parezca obvio, resulta fundamental conocernos a nosotros mismos, y no lo digo únicamente en plan físico,sino a nivel técnico, mental y espiritual. He conocido a grandes pensadores que fueron nefastos empresarios y tiburones comerciales con gran potencial como para dominar todo un océano. Sea como fuere, si te conoces, sabrás donde se encuentran tus debilidades y cómo potenciar tus fortalezas. Para este ejercicio recomiendo gran dosis de realidad y un punto de introspección bastante alto, porque sabiendo con qué juegas, sabrás como ganar el partido. ( O al menos intentarlo). Así que no pierdas tiempo en buscar información, hacer cursos o seguir youtubers sin moderación. Comprueba lo que te gusta, compáralo con lo que haces y analiza lo que te falta para ejecutar el proyecto. Esa puede ser una buena piedra para tu proyecto de futuro.

analisis

PREGUNTA, PRUEBA , PIVOTA.

Quizás una de las etapas claves en el proceso de creación de un proyecto. La información es poder, y sin ella, es difícil tomar decisiones correctas. Aunque ¡ ojo !, a veces un exceso de análisis puede llevarnos a la parálisis. Y es que hay que saber quizás mejor que conocer las respuestas, saber hacer las preguntas adecuadas.  Y esa cantidad de datos amigo, seguro que sabrás sacar oro de ella. Es muy importante hacerse las preguntas que dan en el clavo, ya que tendrás una parte del recorrido ya realizado. Y una vez que tienes esas respuestas, lo siguiente es lanzarse al vacío y probar a realizar algo que te acerque aún más. En algunas ocasiones podrá ser una pregunta del tipo: ¿lo comprarías?; otras veces podrá ser un folleto u hoja de servicios donde expongas tus servicios y reunirte con gente interesada en ellos para probarlo, y otras tan solamente te quedará salir a venderte a ti mismo, porque detrás de cada proyecto subyacen las personas Y ahora con todo lo que has generado tan solo te quedará repensar todo de una vuelta, y si fuera necesario debido a las respuestas obtenidas, cambiar –  o mejor dicho pivotar – el modelo de negocio para volver a empezar con aún más fuerza.

ondas de pivotaje

CONCLUSIÓN FINAL

No hay nada peor que sentir que no eres útil, que aquello que creas no tiene valor. Pero nada más lejos de la realidad. No soy el ejemplo en el que mirarse, no te voy a engañar, pero piensa que al menos yo estoy probando a captar tu atención y tu lo estás recibiendo. Así que mi único consejo es que no desesperes, y lo intentes. Intenta hacerle ver al mundo que tus ideas son grandes no por el hecho de serlas, sino por el motivo de intentarlas llevarlas a cabo.

 

[ux_slider nav_color=»dark» timer=»4500″]

[row]

[col span__sm=»12″]

«Es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error.»

Alessandro Manzoni

[/col]

[/row]

[/ux_slider]

Deja un comentario